viernes, 10 de octubre de 2008

Tapiman (I)


Los inicios del grupo datan de 1971, con José María Vilaseca "Tapi" a la batería, procedente de los históricos Máquina! A él se unieron Pepe Fernández al bajo y Miguel Ángel Núñez a la guitarra, ambos ex-componentes de Vértice, donde también militó Tapi, banda con un solo single publicado que desapareció con la marcha de su cantante Jordi Querol a la mili, maldición bíblica de los músicos de entonces.

El nombre de Tapiman procede del apodo del batería ("Tapi", por vivir en la calle Tapioles de Barcelona), más las iniciales del guitarrista, y se conservó incluso después de la marcha de éste.

El mismo año de creación de la banda aparece su primer single, con la compañía Edigsa, incluyendo los temas Hey You y Sugar Stone. Su estilo y su sonido se muestran a medio camino entre el rock progresivo y el rock duro. Poco después Miguel Ángel Núñez abandona la formación para cumplir también con el obligado servicio militar. Le sustituye el legendario Joaquín "Max" Sunyer (otro ex-Vértice y ex-varios grupos más), cotizado guitarrista de estudio por su calidad y capacidad de adaptación a diferentes estilos.

Ya con Max comienzan los conciertos de promoción y graban un segundo single con Love Country y Walking All Along The Life, temas menos contundentes que los de su anterior trabajo pero con la misma calidad.

En mayo de 1972 publican un LP llamado como el grupo, donde retoman el estilo duro de su primer sencillo, con un sonido casi de maqueta y unos punteos y riffs muy habituales en el rock duro de años posteriores. Este trabajo contiene creaciones tanto de la etapa de Miguel Ángel Núñez como de la de Sunyer, más una composición (Goessberry Park) de Luis "Luigi" Cabanach, compañero de Tapi en Máquina!, con un estilo diferente pero que no desmerece para nada el resto de la obra. Goessberry Park aparte, con un estilo más tradicional, en el resto de cortes el bajo y la batería no dan tregua y Max hace sudar tinta a su guitarra, sacándole un sonido diferente en cada tema y tocando como si tuviera tres manos. Combinan un potente rock duro con pinceladas sicodélicas, apoyándose cuando es necesario en otros instrumentos como teclados y maracas. Como ejemplo aquí tenemos No Control, incluido en el álbum.

Los críticos dieron el visto bueno al esfuerzo, aunque, según leemos en el libreto que acompaña a la reedición en CD, en algunos casos se tachó el disco de obsoleto porque apareció cuando la moda tendía hacia un sonido más acústico, tipo Crosby, Stills, Nash & Young.

En internet podemos encontrar comentarios sobre el grupo y críticas de su obra generalmente positivas. Incluso en inglés, aprovechando la reedición de la obra en formato CD por parte de la compañía Guerssen.

En ese mismo año 1972 graban, para la discográfica Joint, un álbum con versiones de clásicos del rock and roll, con Jordi Querol (ex-Vértice) a la voz y sin el nombre de Tapiman. Su título original fue Rock 'n roll Music (canción de The Beatles de la que incluyen una versión) y la compañía PDI lo reeditó en CD con el nombre Max Sunyer 1972. En mi modesto entender, se podría considerar el segundo disco de la banda, pues, como ocurrió con Lone Star, Los Salvajes y tantos otros grupos de entonces, era habitual la grabación de versiones, pero con un toque personal. Estamos ante el mismo caso. Los instrumentos echan chispas y la voz de Jordi Querol acompaña perfectamente. A pesar de tratarse de los "rocanroles" más clásicos (Jailhouse Rock, Carol, Tutti Frutti, Roll Over Beethoven, Rock 'n Roll Music ...), en manos de estos músicos adquieren una nueva dimensión, en muchos casos más lenta y pesada, propia de su estilo contundente.

Extraña la pronta desaparición del grupo, antes de terminar 1972, a la vista de la calidad de sus componentes. Y es que no solo de buenos músicos se mantiene una banda. Hace falta constancia, seriedad... y este fue precisamente uno de los motivos de su disolución (no sé si el único), la diferente forma de encarar el proyecto que tenían sus miembros. Max ha sido siempre un profesional que ya entonces vivía de la música, y su dedicación chocó frontalmente con la actitud poco responsable de sus compañeros, que veían el grupo como una forma de hacer lo que les gustaba, pero sin las obligaciones que eso conlleva. La canción Practice, compuesta por Sunyer, al parecer va dedicada al resto de Tapiman como crítica a su dejadez, que les hacía incluso no acudir a los ensayos (el tema empieza con una voz telefónica diciendo en inglés: "Hola, te estoy esperando para ensayar". Más claro el agua). De hecho Tapi es todo un personaje, como podemos comprobar en las anécdotas que cuenta José María Acedo en su página, sitio recomendable para pasar un buen rato buceando por los entresijos de la música de la mano de alguien que siempre la ha vivido muy de cerca.

Al año siguiente tanto Max como Tapi iniciaron nuevos proyectos. Los derroteros de Pepe Fernández son más difíciles de seguir, pero no ha dejado la música nunca y, a día de hoy, sigue trabajando en ella como compositor y guitarrista.

Sunyer pasó a formar parte de los Kroners, grupo de acompañamiento de Tony Ronald y, a su vez, origen un año después de los míticos Iceberg. Esta banda supondría el inicio de una andadura por el camino de jazz-rock, que continuaría con Pegasus, Max Sunyer Trío, Guitarras Mestizas, etc., hasta alcanzar altas cotas dentro del panorama musical tanto nacional como internacional.

El propio Max Sunyer nos habla en esta entrevista de su trayectoria en el mundo de la música, incluido el periodo Tapiman.

Tapi, por su parte, recaló en Lone Star sustituyendo a Luis Masdeu y permaneció en la formación desde finales de 1973 hasta mediados de 1975, cuando Masdeu volvió a tomar el relevo.

En julio de 1977 se marcha definitivamente y vuelve Tapi para compartir otro año con Pedro Gené y su gente.

Tras esta etapa publicó un disco bajo el nombre Tapi & Co. En él, ejerciendo de multiinstrumentista, fue arropado por músicos de estudio, excepto en el tema Ave Fénix, donde colaboraron sus antiguos compañeros en Lone Star: Pedro Gené como letrista, y Ricardo Acedo y Álex Sánchez al bajo y guitarra respectivamente. De ello se deduce que la relación entre Tapi y su ex-grupo seguía siendo buena.

A pesar de sus peculiaridades, que, como ya se ha dicho, afectaban al terreno profesional, quienes conocieron personalmente a Tapi hablan positivamente de él. Su carácter inquieto, informal, inconstante y demasiado aficionado al alcohol (lo que acabó con su vida en 1994) le hizo dar tumbos sin un rumbo fijo durante bastante tiempo, dedicándose a la música y a otros negocios con escaso éxito, pero se marchó dejando buenos amigos.

6 comentarios:

Juanjavier Martínez dijo...

El trabajo de documentación es prodigioso.

El blog, aparte de bien presentado y bastante completo, es original y libro de consulta obligado para el que quiera profundizar o documentarse en la cosa roquera española de los sesenta, setenta, ochenta y se sienta. Se sienta cómodo leyendo tamaña aportación en una cuestión poco abordada pero importante.

Feliz progreso, gracias por el puntero a mi blog -al que tengo que meter mano en breve- y en caso de duda o consulta sobre cuestiones técnicas de música, instrumentos, producciones o estudios de grabación aquí me tienes.

Piolín.

Javier M dijo...

Gracias por tu comentario y por los elogios. Pero no los tengo muy en cuenta. Sé que sólo lo dices porque es verdad :-DDDDDDDD

Te tendré presente en mis enredos musicales.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Apreciado Blog y respetados foristas:

Conocí Josep Mª Vilaseca (Tapi), hacia el año 1978, cuando regentaba el pub "TS" (antiguo Wawanco), sito en la calle oliva en el barrio de La Sagrera muy cerca de la Av. Meridiana.

A mis 16 años recien cumplidos era un experimentado percusionista (bongós) con cierta experiencia ya que había rondado por la mitad de los pubs de Barcelona y actuado en muchos escenarios con diferentes artistas de época, por citar os podría comentar el privilegio de acompañar a Paco Mercader y Alfonso Murga, componentes en grabaciones de Peret y de Salvajes, en su pub El Rincon (actual Formas), en la calle Mare de Deu de Montserrat (Virgen de Montserrat), con Joseph Mas Kitflus y con el tiempo en la Orquesta Caravana de Xavier Cugat en la sala Imperator de Barcelona.

Fue en este año 1978 cuando conocí a Tapi. Mi falta de experiencia como músico distaba mucho de comprender la genialidad de este fenomeno tan incomprendido como quizás culpable de su libertad particular. Muchos lo tacharon de irresponsable y extremadamente bohemio, sin embargo él sabía muy bien su situación en todo momento y como batería era simplemente único en su técnica, vedada para mi entonces.

Mientras se recuerde a los legendarios "Máquina", "Lone Star" y al proio "TapiMan", su recuerdo se conservará junto a aquellas copias y registros del aquel entonces.

Hoy día las técnicas de percusión, caso de la batería, han evolucionado exponencialmente, pero cuando Tapi en nuestro país pocos muy pocos baterias tenian la seguridad, el estilo suave y el filling que poseía el citado músico, de hecho todos los comentarios apuntaban a que en su ejecución nunca se constató el más mínimo error, en realidad era un privilegiado, algo que mis compadres gitanos denominan "El Duende".

Hacer leña de un árbol caido es algo muy feo, era una persona muy extrovertida y amante de la vida a cambio nos ofrecia una satisfacción más que asegurada con Lone Star o con su propio TapiMan.

Recuerdo que lo primero que me enseñó fue que una batería se debe desmontar en menos de dos minutos (5 elementos + 2 platos, soportes y sillín incluido). Tuve el placer de estar sólo con él en su pub a altas horas de la noche en un sólo magistral que me dedicó, no lo olvidaré mientras viva. ¿Cómo tenía que ejecutar para que una batería, pasada la media noche, en un local sin insonorizar, no molestase a los vecinos?.

Estuve acompañando a algunos duos y trios en su pub hasta el año 1979, me despedí de él, quedamos en vernos peró ya no lo volví a ver hasta que en el año 2000 supe de su éxitus en el año 1994. Eso si, era un gran bebedor, demasiado, descanse en paz.

Richy

Richy dijo...

El comentario anterior lo he realizado sin identificarme, lo hago ahora, gracias.

Richy

Javier M dijo...

Richy, te agradezco un montón tu extenso comentario, y supongo que los que siguen recordando el buen rock que se ha hecho aquí, pero que casi ha caído en el olvido, también.

Veo que tú tendrías mucho que contar de esa época y además de primera mano y con experiencia, no como yo que soy un simple aficionado, ni siquiera músico, y me limito a escribir sobre un tema que me gusta y que descubro a través de libros, discos e internet.

Respecto a lo de hacer leña del árbol caído, si es por algo que hayas leído en el blog, no era mi intención para nada. De hecho he empezado a descubrir la grandeza de Tapi mientras investigaba sobre Tapiman, pero veo por lo que cuentas, que me he quedado corto. De hecho no he leído nunca nada negativo sobre él en el plano personal.

Gracias otra vez por tu gran aportación y si quieres contar algo más aquí tienes un sitio.

Un saludo.

José Mª Acedo alias "Airamo" dijo...

Richy, agradezco al destino encontar en esta pagina un comentario tan acertado como el tuyo. Espero que el "Duente" siga alumbrando tu vida. Saludos.
Jose Mª Extecnico Lone Star