miércoles, 11 de febrero de 2009

Bloque (I)


La localidad cántabra de Torrelavega vio nacer en 1973 al que ha sido el ejemplo más representativo del rock sinfónico español: Bloque.

Aunque hemos visto que nuestros dos anteriores protagonistas, Tarántula y Crack, son también grupos sinfónicos de indudable calidad, solo Bloque tuvo la suerte y capacidad de permanecer en activo por nada menos que diez años, en los que publicó cuatro álbumes. Todo un triunfo teniendo en cuenta su estilo minoritario y poco apreciado en este país.

Salvador Domínguez, en su obra Los Hijos del Rock, define el estilo de la banda como una mezcla de progresía, sinfonismo y aires medievales cántabros, heredero en parte de leyendas como King Crimson o Allman Brothers Band y comparado (como en los casos de Tarántula o Crack) con el progresismo italiano de PFM o Banco del Perpetuo Soccorso. A ello le unen letras de contenido profundo, basadas unas veces en su ideología hippie (paz, amor, críticas al poder establecido) y otras en temas más trascendentes o esotéricos como la alquimia y el más allá.

A continuación reproduzco un párrafo extraído del artículo dedicado a Bloque en La Factoría del Ritmo que me ha parecido una perfecta descripción de la situación de este tipo de formaciones, que tanto proliferaron en nuestro país en la década de los setenta del siglo XX, pero que tan poco eco tuvieron entre el público:

"Son grupos que aún hoy siguen contando con admiradores de antaño, pero que han ido sumando seguidores en las nuevas generaciones. También son bandas prácticamente olvidadas por los medios, centrados en vender artistas de plastilina o en reivindicar a la gente de la "movida madrileña" y afines. Algo esto último, muy respetable, si no se hiciera a costa de dejar en el ostracismo al lado más rockero de la música de aquellos años... pero claro, era la música de la "clase baja" y eso no vende."

Por mi parte añado que cualquier músico de los que hemos comentado hasta ahora en este blog le da cien vueltas, tanto en imaginación como en técnica, a la mayoría de los representantes de la puñetera movida madrileña.

Pero volvamos a 1973 y empecemos por el principio.

Bloque, más como colectivo que como grupo, se mantuvo casi inmutable durante toda su existencia, aunque con la particularidad de que alguno de sus miembros pasó de músico a técnico y viceversa, como iremos viendo. Vicente Mariskal Romero, en Diez Años del Sonido Chapa, nos dice que los integrantes originales, ahora les conoceremos, eligieron bien el nombre, pues formaron un auténtico bloque con una ideología común, afín al citado movimiento hippie, que mantendrían hasta su separación en 1983.

Durante sus primeros años de conciertos y hasta finalizada la grabación de su disco en 1977, el grupo lo componían Sixto Ruiz y Juan José Respuela a las guitarras y voz, Juan Carlos Gutiérrez a los teclados y voz principal, Luis Pastor (no, el cantautor no, otro) como bajista y Francisco Baños a la batería y percusión.

Auténtico grupo de directo, se dieron a conocer a través de sus numerosos conciertos, tocando en cada rincón de la península durante los cuatro años que mediaron entre su nacimiento y el primer trabajo en estudio, lo que les reportó un importante grupo de fieles seguidores.

Bloque fue una de las numerosas formaciones que participó, en julio de 1975, en las Quince Horas De Música Pop Ciudad De Burgos, macroconcierto celebrado en la plaza de toros de esa ciudad y organizado por el promotor y representante musical José Luis Férnandez de Córdoba.

En él intervinieron muchos de los roqueros-hippies-progresivos del momento como Burning, Triana, Companyia Elèctrica Dharma, Storm, Gualberto o Tílburi.

Precisamente estos últimos inmortalizaron el evento en su tema La Cochambre Ya Llegó, haciendo alusión al titular del artículo publicado con motivo (o a causa) del concierto por La Voz De Castilla, donde quedaba patente que los biempensantes de gafas de sol y bigotes estrechitos sólo comulgaban en misa y no en una plaza de toros con peludos ruidosos.

Y es gracias a uno de esos peludos que tenemos una crónica del acontecimiento de primera mano.

Al año siguiente Bloque repitió en otro macrofestival con más de 12 horas de música junto a bandas como Iceberg, Triana, Coz o Asfalto. Se trataba del Primer Enrollamiento Del Rock Ciudad de León, celebrado el 26 de junio en el Palacio Municipal de Deportes de dicha localidad y organizado también por Fernández de Córdoba.

Esta vez los biempensantes, empeñados en los bautismos originales, lo denominaron La Mugre, hermanándolo así con el anterior gran evento musical castellano.

Asiduo de Cataluña, el grupo actuó en el mítico Màgic barcelonés y fue, según nos cuenta el Mariskal Romero en Diez Años del Sonido Chapa, la primera banda no catalana que participó en el Nadal Rock, festival que se sigue celebrando a día de hoy.

Posteriormente darían el salto a Madrid. A pesar de no tener ningún trabajo publicado, aparecieron en el programa de televisión Voces a 45, y después, tras una actuación en la mítica discoteca roquera M&M, Vicente Romero, copropietario del local y responsable de Chapa Discos, estableció un acuerdo con Luis Pastor para entrar en el estudio de grabación. Así, junto con Asfalto, fueran los dos primeros grupos en fichar por esta compañía.

De nuevo acudiremos a la guía Diez Años Del Sonido Chapa, esta vez para conocer con exactitud la extensa (a pesar de tener solo cinco grabaciones originales, cuatro de ellas con Chapa/Zafiro) discografía del grupo.

Como ya sabemos, su primer trabajo (con el original título de Bloque) se gestó en 1977. Solo cinco días en los estudios Audiofilm de Madrid fue el tiempo de que dispuso el grupo, junto a los productores Vicente Romero y Luis Soler, para completar la grabación de los temas que tantos años había paseado por los escenarios de este país. Para no extenderme, los más interesados podéis encontrar en La Caja de Música un comentario detallado sobre este trabajo.

Por decisión unánime de la banda, Tivo Salmón, el técnico de sonido que siempre les acompañaba, figuró en los créditos del disco como un miembro más. Otra demostración de la unión que había existido y existiría siempre en Bloque.

El disco salió a la venta el 13 de marzo de 1978, precedido por un single conteniendo los temas La Libre Creación y Nostalgia, aparecido el 27 de febrero de 1978 en dos formatos: el clásico single y un súper 45 o maxisingle, el mismo contenido pero en tamaño LP. Por supuesto, y para los más jóvenes, estoy hablando de discos de vinilo.

El 30 de octubre del mismo año se puso a la venta un segundo disco pequeño con dos temas muy definitorios del estilo del grupo: Úndecimo Poder y un fragmento de cinco minutos de Abelardo y Eloísa, pues esta canción, en su versión completa, se iba más allá de los siete minutos; y es que Bloque no componía pensando en los singles.

La presentación del disco se hizo en el teatro Alcalá Palace de Madrid también en 1978 con una gran acogida por parte del público y la crítica. Poco después, el batería Francisco Baños abandona la formación.

No obstante, continúan los conciertos y la relación con Chapa, lo que desemboca en la grabación del segundo disco grande de la banda, que llegó a las tiendas el 12 de marzo de 1979.

Grabado en los estudios Kirios de Madrid, Hombre, Tierra y Alma, también ampliamente comentado en La Caja de Música, mantiene la línea del primer trabajo, pero con un mejor sonido al contar con más tiempo para su elaboración. Los mismos Bloque se ocuparon de la producción y Luis Calleja ejerció de ingeniero de sonido.

Aquí se produce el primer cambio, por no decir revolución, en la formación del grupo. Tivo Salmón deja libre el puesto de técnico de sonido al pasar a ocuparse de las luces. Luis Pastor, hasta ahora bajista, tomó el relevo de Tivo y, a su vez, Sixto Ruiz, se pasa de las seis cuerdas a las cuatro. En la batería se sentó Carlos Terán, que también compuso El Verdadero Silencio, siendo el resto de las temas obra de Respuela, Ruiz y Gutiérrez.

Los dos singles (de una sola cara) que se extrajeron de este disco no se pusieron a la venta. Tuvieron tan solo carácter promocional para discotecas y emisoras de radio. Uno de ellos presentaba el citado El Verdadero Silencio y el siguiente Descubrir el Sentido Terrible de la Vida.

La creatividad y constancia de la banda da lugar a un tercer trabajo con el sello Chapa apenas un año después de Hombre, Tierra y Alma. El 21 de abril de 1980 aparece El Hijo del Alba, según algunos su mejor disco, aunque Juanjo Respuela no es de la misma opinión, como deja claro en esta entrevista de La Caja de Música.
La grabación se realizó en los estudios Eurosonic, ejerciendo de productores el propio grupo, Vicente Romero y Pepe Loeches. El sonido se enriqueció con el uso de metales a cargo de Alcatraz, con quienes Bloque había coincidido en un festival celebrado en el verano de 1976 en la plaza de toros de Murcia. Esta vez las baquetas fueron responsabilidad del polifacético Tivo Salmón, ya que antes de entrar al estudio se había repetido la historia de la marcha del batería.

La presentación del disco se hizo, de nuevo a lo grande, en el teatro Monumental de Madrid.

Si decimos que este trabajo nos ofrece más de lo mismo podría sonar a aburrimiento y falta de ideas, pero, igual que no cansa comer jamón, tampoco cansa el estilo de Bloque si se es seguidor del grupo. Eso sí, quienes basan sus gustos musicales en las radiofórmulas lo pueden encontrar aburrido o monótono debido a esa continuidad. Y es lo que pasó. Las modas estaban cambiando rápidamente y la música elaborada y los textos con mensaje comenzaron a perder adeptos en favor del heavy y la movida por poner dos ejemplos. La década de los 80 del siglo XX supuso un cambio radical y, quien no se adaptó (aún en contra muchas veces de sus principios), se vio relegado al cajón de los carcas.

A pesar de todo, en esta ocasión se volvieron a extraer dos singles, uno aparecido el 19 de mayo de 1980 conteniendo el tema que da título al disco más La Razón Natural, y un segundo el 10 de noviembre del mismo año con Quimérica Laxitud más un fragmento de tres minutos y medio del extenso Danza Del Agua.

Probablemente, la foto que aparece en la portada de este single sea de las más conocidas del grupo, y en ella vemos, aparte de los músicos, a Luis Pastor (recordemos que había cambiado el bajo por la mesa de mezclas) y a Tábata, hija recién nacida del promotor de Chapa Discos Tony Jiménez.

Aunque ya El Hijo del Alba no se adaptaba a lo que los consumidores de música pedían a principios de los 80, Bloque insistió en demostrar que se podían seguir haciendo trabajos de calidad a pesar de las nuevas modas y, el 13 julio 1981, Chapa pone a la venta Música para la Libertad

De nuevo el mismo grupo ejerce de productor y de nuevo estrena batería. Esta vez es Javier de Juan el que ocupa el puesto. Se trata de un músico de sesión, futuro fundador de La Década Prodigiosa, que también acompañó a Cadillac (grupo que José María Guzmán formó en 1980 tras pasar por CRAG, Solera y Módulos) y La Mode, además de grabar en estudio con Mecano en los primeros tiempos del trío.

El saxo que se escucha en algunos temas lo tocó Emilio Martínez, y Sixto Ruiz, que permanecía de bajista (Luis Pastor seguía como técnico de sonido), también se ocupó del ya anticuado pero característico mellotrón. Respuela siguió con las guitarras y Juan Carlos Gutiérrez con los teclados más su potente y característica voz.

También de este álbum se extrajeron muestras en forma de singles. El 20 de julio de 1981 aparece el primero con Detenidos en la Materia y Mágico y Salvaje, y, el 21 de diciembre del mismo año, el extraño segundo. Extraño porque todo él, según Vicente Romero, debió ser fruto del despiste, ya que en la cara B apareció el mismo tema que en la cara A del anterior (como A en este caso tenemos Solo Sentimiento) y la portada mostraba una fotografía correspondiente a El Hijo del Alba.

Como curiosidad, además de los trabajos mencionados, también apareció un disco promocional conteniendo 4 temas de músicos que grababan con Chapa, entre ellos Bloque. Su tema El Verdadero Silencio acompañó a ¿Dónde Estáis? de Asfalto, Balanceo Rock de Moris y El Periódico de Topo. Esta mini recopilación no salió a la venta, se ofrecía de regalo a los clientes del hoy desaparecido Burger Bravo's.

Si por algo se ha caracterizado Chapa Discos, aparte de por haber grabado a infinidad de grupos nacionales, ha sido por sus numerosas recopilaciones. Viva El Rollo, Visca El Rollo, Rockopilación, son títulos clásicos del rock español y contienen una parte de la música posiblemente menos comercial hecha en España entre los años 1975 y 1985. La idea, según Vicente Romero, fue poner al alcance de los bolsillos menos abultados una muestra de los grupos que pasaban por el sello.

Bloque fue un habitual en estas recopilaciones, además de contar con la suya propia, publicada el 7 de marzo de 1983, año en que anunciaron su separación.

3 comentarios:

Munju dijo...

Thank you for your great work!

..::New Feature::..

PNF Blogwatch beta

Discover the latest posts from your favorite music blogs at one place!!

http://www.prognotfrog.com/

we added your blog

check it out!

cheers! :)

Javier M dijo...

Thank you for your comment, Munju.

And thank you for the link in your blog to.

Is because of sites like yours that i´m able to find information about rock groups.

Keep on it.

Greetings from Spain :-)

Munju dijo...

hi Javier,

Help others discover PNF Blogwatch, Spread the word!

Select the button here: http://www.prognotfrog.com/spread

Thanks in advance!

:)